Antecedentes del golpe de estado

Los sucesos que precedieron al golpe de estado del 11 de septiembre de 1973, marcaron una sostenida debilitación de la situación institucional del gobierno de Unión Popular, una pérdida del apoyo internacional y un fuerte deterioro de las condiciones económicas.

En los tres años del gobierno de Salvador Allende, los intentos por transformar la economía del país a una visión socialista resultaron en una crisis económica de grandes proporciones. La tasa de maxresdefault (4)inflación anual pasó del 20 por ciento en 1970 a un elevadísimo 508 por ciento en 1973. Los intentos por mantener a raya los precios de los productos básicos mediante su congelamiento no sólo fueron ineficaces, sino que también culminaron en el desabastecimiento de alimentos. Asimismo, la situación externa de la balanza comercial fue notoriamente desfavorable, determinando un fuerte déficit y el incremento del peso de la deuda externa en la economía.

El gobierno cosechó además una fuerte oposición ciudadana por parte de los sectores más pudientes de la sociedad chilena, que se extendió paulatinamente a otros estratos a medida que la situación económica del país profundizaba su declive.

La oposición política se caracterizó por un frente interno, constituido por las fuerzas opositoras, la Suprema Corte y el ejército, y otro externo conformado por el antagonismo con los Estados Unidos. El tribunal superior declaró la inconstitucionalidad de numerosas medidas de gobierno, lo que presentó el marco propicio para que los partidos de la oposición intentaran la revocación del mandato de Allende. La derrota de Unión Popular en las elecciones legislativas de 1973 no resultó sin embargo en el porcentaje necesario para que la coalición opositora pudiera solicitar esta remoción por la vía constitucional.

Agotados los mecanismos legales para alcanzar este fin, los parlamentarios se abocaron a conseguir la asistencia externa y de las fuerzas armadas para derrocar a Allende. El gobierno de los Estados Unidos, enfrentado con el mandatario por su política de expropiación de empresas norteamericanas y por sus vínculos con el Kremlin y Cuba, apoyó los esfuerzos para la toma del poder contribuyendo al caos económico y político del país.