Declaración de la Independencia

La ruptura del dominio español en Chile se fija en la declaración de independencia provisional el 18 de septiembre de 1810, pero se trató de un proceso que tuvo sus iniciBandera_chilena_flameando_en_Huaraos varios años antes y que no culminó con el fin de la guerra civil y la caída del último fuerte realista en el año 1826.

La Capitanía de Chile conformaba un territorio colonial español pequeño y aislado, cuya autoridad emanaba del Virreinato del Río de la Plata con sede en Buenos Aires. Una serie de eventos dieron lugar al surgimiento del fervor revolucionario entre los patriotas chilenos; por una parte, el papel del gobernador Francisco Antonio García Carrasco en el contrabando y robo de bienes de origen británico, minó su autoridad en el territorio; además, la creciente difusión de las ideas independentistas a lo largo y ancho de las colonias americanas del Reino de España, llevo a muchos protagonistas a establecer lazos fraternales que derivarían en cooperación para expulsar al invasor; por último, la entrada de Napoleón en España en el año 1808 generó un vacío de poder en el Nuevo Mundo por la incertidumbre del destino de la monarquía española, lo que derivó en el comienzo de los movimientos revolucionarios, en particular en Argentina.

Los ciudadanos de Chile, un selecto grupo de aristócratas criollos con poder de decisión, se dividieron entre independentistas y quienes querían conservar la lealtad al rey. El 18 de septiembre de 1810 se convocó a una reunión entre estos notables, donde se decidió seguir el camino de optado en Buenos Aires, la creación de una Junta de Gobierno independiente, con Mateo de Toro y Zambrano como cabeza de esta autoridad.

La conformación de este gobierno se planteó como objetivos establecer un Congreso Nacional, crear un ejército regular, sentar las bases para el libre comercio y estrechar vínculos con Argentina. Se trató de los primeros pasos en el largo camino a la independencia definitiva, luego de las cruentas guerras por la independencia, que vieron surgir a Bernardo O’Higgins como la figura preponderante en el nacimiento del Estado Chileno.