Referéndum de 1988

Con la adopción de la Constitución Nacional elaborada por la junta militar, Pinochet buscó legitimar su gobierno creando una comisión civil en agosto de 1983 que convirtiera muchos de los preceptos establecidos allí en leyes para su aplicación. Los in2226550_pic_970x641tentos por promulgar normativa que legalizara la actividad de los partidos políticos fallaron rotundamente, y la Corte Suprema dictaminó además la invalidez de algunos de los artículos de la Constitución de 1980 que reglamentaban la transición democrática manteniendo el poder de la junta. Los magistrados instaron además a la dictadura a formalizar la vía del referéndum para llevar adelante enmiendas constitucionales, y requirieron que el candidato para un segundo período de gobierno debía surgir a partir de un plebiscito.

La actividad partidaria pasó nuevamente a la escena legal con la aprobación de una ley en enero de 1987, y se llamó a un referéndum para decidir la continuidad de Pinochet en el gobierno durante otro período de ocho años. Esto brindó la oportunidad a las fuerzas políticas de poner punto final a la dictadura, y conjuntamente con organizaciones civiles y un limitado apoyo internacional promovieron la campaña del “no”, en un marco en el que la represión ilegal hacía extremadamente peligrosa todo tipo de iniciativa. La voluntad popular se opuso a la junta militar con alrededor del 55 por ciento de los votos, pero el mandato de Pinochet continuaría durante un año más hasta que fueron celebradas las elecciones presidenciales y parlamentarias en diciembre de 1989, con el triunfo del demócrata cristiano Patricio Aylwin. El gobierno democrático asumió el poder en marzo de 1990, dejando atrás 16 cruentos años de dictadura.

Pinochet continuó como Comandante en Jefe del ejército hasta su retiro en 1998. Pese a las múltiples acusaciones por violaciones de los derechos humanos durante la dictadura, se convirtió en senador vitalicio de acuerdo a lo establecido en la Constitución de 1980 y murió en diciembre de 2006 con una centena de cargos pendientes en su contra.